Se trata de remanentes de obras que quedaron paralizadas entre 2015 y 2019. Este mediodía partirán desde una planta de Campana y se destinará al ramal Mercedes – Cardales y a la ampliación del Neuba II.

POR VICTORIA TERZAGHISEPTIEMBRE 27, 2022 10:23 AM

Enarsa realizará un acto para anunciar la salida de los primeros caños que son recuperados y no irán a la obra del gasoducto Néstor Kirchner.
Enarsa realizará un acto para anunciar la salida de los primeros caños que son recuperados y no irán a la obra del gasoducto Néstor Kirchner.

A partir de este mediodía, desde el predio de la empresa Euroamérica, de la localidad bonaerense de Campana, saldrán los primeros caños que se destinarán al programa Transport.Ar que el gobierno nacional lanzó el año pasado. Un plan que, si bien tiene como figura central al gasoducto Néstor Kirchner, en esta oportunidad, los materiales serán para otras dos líneas.

Desde Energía Argentina (Enarsa) se explicó que se trata de 7.444 tubos, de 30 y 36 pulgadas de diámetro, que estaban abandonados tanto en Campana como en Ensenada, ya que corresponden a ampliaciones de gasoductos troncales que fueron paralizadas en 2015 y 2019.

Desde Enarsa se realizará un acto para transmitir en vivo la salida de estos ductos, que se utilizarán en la construcción del gasoducto que unirá Mercedes-Cardales, una obra que tiene una extensión de 80 kilómetros. Y también se destinarán 29 kilómetros de ductos de 36 pulgadas a la ampliación del gasoducto Neuba II, que consiste en un doble caño paralelo, o loop.

La reutilización de estos casi 7.500 caños abandonados se logró tras que los ductos fueron sometidos a pruebas de calidad e integridad para permitir su uso, ya que si bien se trata de dos obras complementarias del gasoducto troncal a Vaca Muerta, los caños recuperados tienen un valor comercial cercano a los 100 millones de dólares.


Otros 48.000 caños para el gasoducto Kirchner


La construcción de los 573 kilómetros que deberá tener el gasoducto Néstor Kirchner, entre Tratayén en Neuquén y Salliqueló, en Buenos Aires, requiere de una cantidad mucho mayor de ductos, a razón de 56.700 caños de 36 pulgadas de diámetro y 12 metros de largo.

Desde Enarsa se indicó hoy que de ese total de ductos, 48.000 deberán ser construidos y se precisó que dichos caños «están próximos a comenzar a fabricarse». En este caso se trata de la licitación que fue ganada por la firma Techint.

Desde Enarsa se remarcó la importancia de la construcción de este gasoducto para ampliar la producción de Vaca muerta, ahorrar 2.200 millones de dólares al año en importaciones de energía y reducción de subsidios y generar puestos de trabajo en la obra, que desde la firma estatal se señaló que podría llegar a los 10.000 puestos directos y 40.000 indirectos.

De acuerdo a los pliegos de la obra, el gasoducto debería estar operativo para el 20 de junio del año que vieneel día de la Bandera, con una capacidad de transporte en esta etapa de 11 millones de metros cúbicos diarios.

Fuente: Diario Río Negro